Principales fallas del sistema de suspensión del coche

Quienes crean que un problema con la suspensión de su vehículo no es algo de qué alarmarse, están muy equivocados. El sistema de suspensión es el que asegura el contacto permanente de las ruedas con el suelo. Por ello, si presenta fallas es muy peligroso; por ejemplo, si esquiva algo o hace un movimiento brusco por leve que sea, podría provocar un accidente serio. Algunas de las señales que alertan la presencia de averías son:

Rebote excesivo del coche

Entre los vehículos varía mucho la dureza de la suspensión, sin embargo, el rebote excesivo no es algo positivo para ninguno. El problema puede ser causado si se circula frecuentemente por calles en mal estado, o si ha pasado demasiado tiempo sin haber cambiado los amortiguadores. Una forma de hacer una rápida prueba al sistema, es apoyarse cerca de alguna de las ruedas, si al empujar la chapa hacia abajo cede sin oponer ninguna resistencia debe llevarlo al taller.

Coche desnivelado

Que un vehículo esté desnivelado es un claro indicio de una avería en el sistema de suspensión. Es probable que esta irregularidad se muestre más hacia un lado que hacia otro; una de las razones de ello, podría ser que existan fugas en sus esferas o en alguno de los amortiguadores, lo que es una falla común en los coches de suspensión hidroneumática; igualmente sucede con los automóviles con suspensión neumática o de aire, cuando no se levantan al arrancar.

Desgaste inusual en los neumáticos

Además de revisar la presión de los neumáticos, es importante revisar el estado de la banda de rodadura. Si tiene señales de exceso de desgaste en los extremos de la banda, es un indicativo de que la presión no es la adecuada; no obstante, si la marca solo se nota en uno solo de los lados, la falla es otra.

Deslizamientos extraños en curvas o al apoyarse con fuerza

El desgaste de los elementos del sistema de suspensión hace que el coche se deslice al ejecutarse una frenada fuerte, lo que ocurre si no se les ha dado mantenimiento o reemplazado a los primeros indicios de detrimento. De prolongarse esa situación, podrían perjudicarse otras partes adicionales a las que comúnmente se deterioran.

En los casos en los que el vehículo se apoye con fuerza, como por ejemplo al salir de una autopista, podría inclinarse más de lo debido o buscará mantenerse derecho aun al girar el curso. Esto puede propiciar un volcamiento.

En accidentes de tal magnitud, raras veces el coche queda en buen estado después de haber sido reparado, hay casos en los que ni siquiera cabe la opción de hacerlo. Bajo esas circunstancias, una alternativa viable es venderlo, entrando a cochesparadesguace, podrá hacerlo de forma práctica y sin quebraderos de cabeza, solo complete el formulario y en poco tiempo le atenderán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.