¿Cuál es la diferencia entre prototipo y prototipado?

Estos dos términos tienen significados similares; sin embargo, uno de ellos se refiere al procedimiento y las pruebas que se llevan a cabo para crear determinados modelos de productos, mientras que, el otro, es el producto en sí, resultante de las pruebas que se han realizado para obtenerlo.

Para conocer cuál es la diferencia entre prototipo y prototipado, revisemos a qué se refiere cada uno de estos términos.

Prototipo y prototipado

Dependiendo del tipo de industria, esta palabra puede desglosarse en varias definiciones; asimismo, pueden encontrarse variantes como ejemplar, piloto, molde, guía o patrón.

En el ámbito informático, un prototipo es presentar, a través de uno o varios diseños, la representación de cualquier software, servicio o app, según sea el objetivo a tratar.

Por otra parte, cuando hablamos de prototipado, nos referimos a las técnicas que permitirán trazar el camino de las propuestas planteadas anteriormente; es decir, el proceso para desarrollar correctamente todos los procedimientos necesarios para representar físicamente el diseño del prototipo.

A pesar de ello, el prototipado puede ser el recorrido entero o hallarse únicamente en intervenciones específicas.

Un ejemplo de estas técnicas sería la elaboración de un repuesto para una tetera. En este caso, el repuesto sería el prototipo, mientras que, procedimiento para llegar a él, sería el prototipado. Puede generarse de tres formas: diseño del repuesto desde cero, diseño 3D a través de planos o elaboración directa del repuesto; todo dependerá del material o avances que tenga el cliente.

Metodologías para desarrollar prototipos y prototipados

Como habíamos mencionado anteriormente, cada proceso requiere un diseño, ajustes e implementación de medidas para desarrollar un prototipo; a este procedimiento se le conoce como Ciclo de Deming y consta de cinco etapas:

1. Definición de objetivos: Es donde se plantean las variables y requerimientos del camino a explorar; es decir, elementos, propósito, etc.

2. Herramientas a utilizar: Básicamente, son los programas de diseño que se utilizarán para modelar el prototipo. Existen algunos que requieren de más conocimiento (metodologías, códigos, etc) como Figma, y otros que son más fáciles de manejar; como es el caso de Proto.io. Para hacer el prototipado, tomamos como referencia el programa Marvelapp.

3. Diseño: En este paso se toman en cuenta todos los aspectos con base en la funcionalidad del producto final; dimensiones, ergonomía, montaje, funcionalidad, etc.

4. Pruebas: Consiste en testear el prototipo, mostrándolo ante el o los usuarios para que estos aporten ideas y así poder crear un registro o informe con el desempeño del producto.

5. Resultados: Es donde se corrigen todos los posibles fallos y se aplican las mejoras necesarias para perfeccionar el concepto hasta conseguir un producto final.

Un prototipo funcional debe ser tangible y visual para poder resolver dudas y mejoras en el menor tiempo posible. Lo principal es hacer un boceto que se adapte lo mejor posible a la idea final para agilizar todo el proceso posterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.